Artículos

Entrada

 Home / Artículos / Entrada

Post 10 : Ciudadanía

Implementar políticas públicas para fortalecer la formación en cultura ciudadana debería ser uno de los primeros propósitos de cualquier gobernante. Como ciudadanos, primero debemos aprender a ejercer la ciudadanía asumiendo los compromisos y derechos que esto implica.

El ejercicio de la ciudadanía requiere del desarrollo de unas habilidades que parten de reconocernos como integrantes de una sociedad. Si entendemos que no estamos solos y que nuestras acciones no solo inciden sobre las de los otros, sino que también dependen de las de los demás, se podrá avanzar en lo que tanto se reclama: bienestar y calidad de vida. Es por eso que la comunidad es vital, porque representa la unión de ciudadanos que se asocian, se organizan y emprenden acciones colectivas para obtener objetivos y  beneficios de interés común.

En este proceso también juegan un papel fundamental los lineamientos en formación educativa. Desde las instituciones de educación se deben fomentar las acciones que destaquen el papel de los seres humanos en la sociedad, propiciando espacios y estrategias para la reflexión, la concertación y la proyección de soluciones políticas y ciudadanas a las problemáticas y necesidades cotidianas que se presentan en la vida en comunidad. La ciudadanía y su verdadero ejercicio es un proceso de construcción social evolutivo.

Uno no nace ciudadano porque un documento lo diga y lo registre en un determinado territorio, uno se hace, se vuelve ciudadano en la formación que inicia en la convivencia y que implica una serie de acuerdos para vivir juntos en la familia, el vecindario, el colegio y el entorno en el que vive. Tampoco existe un manual  para aprender a ser ciudadano, es un asunto más complejo que va más allá de conocer las leyes y cumplirlas, uno se debe sentir y apropiarse de ser ciudadano para dar sentido también a las relaciones que establece con los demás. Es lamentable que solo seamos conscientes de lo que esto significa hasta que nos toca vivir una situación que vulnera los derechos.

Para los gobernantes, un concepto relacionado con el compromiso de generar cultura ciudadana es proponer el desarrollo integral,  promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y la economía, mediante la implementación de políticas públicas que promuevan el estado de derecho, los derechos humanos, la participación y el desarrollo humano, incluidas todas aquellas acciones que fortalezcan la formación en el ejercicio ciudadano. Es prioridad entonces para el mundo contemporáneo contar con ciudadanos competentes que aprendan de la confrontación diaria con su cotidianidad, que sean proactivos y que movilicen. Se habla de una ciudadanía global  basada en el conocimiento que como habitantes del mundo debemos tener no solo del entorno inmediato que nos rodea sino también de las múltiples identidades culturales, históricas, geográficas, sociales y políticas que confluyen en el orden mundial. Ser ciudadano es uno de los oficios más importantes porque es mucho más que habitar una ciudad, ejercer el derecho al voto y  exigir, cumplir  o disfrutar de un beneficio, es ser copartícipe y corresponsable de lo que ocurre, es asumir el arte de saber vivir en comunidad.

El término ciudadanía para hacer alusión a esta participación comunitaria debe su uso a circunstancias históricas que nos llevan a la civilización griega. En esa época, la organización política estaba centralizada en cada ciudad. El ejemplo de Atenas, es el primer caso de ejercicio de la democracia. En estas ciudades solo se consideraban ciudadanos a los hombres, en la medida en que solo estos podían tomar las armas para proteger la ciudad ante potenciales ataques externos.

Pero ¿ qué es Ciudadanía ?

Ciudadanía significa el conjunto de derechos y deberes por los cuales el ciudadano, está sujeto en su relación con la sociedad en que vive. El término ciudadanía proviene del latín "civitas", que significa ciudad. Por tanto, ciudadanía es la condición que se otorga al ciudadano de ser miembro de una comunidad organizada.

Uno de los requisitos de la ciudadanía es la nacionalidad. Pero también existen personas que no tienen, como por ejemplo los presos. La mujer, al igual que los sirvientes, no tenía ningún tipo de ciudadanía hasta el primer cuarto del siglo XX cuando se  reconoce el derecho al sufragio.

La acción ciudadana debe ser responsable, pacífica y autorregulada. Su principal objetivo es mejorar el bienestar público. Las acciones que sólo buscan el beneficio individual, no están vinculadas a la ciudadanía.


REINA DEL MUNDO © 2015 - Todos los derechos reservados.