Artículos

Entrada

 Home / Artículos / Entrada

FAMILIA & ESCUELA: De la mano en el carisma vicentino

Las familias de hoy se ven afectadas por las influencias sociales negativas, las cuales interfieren en su estabilidad, la claridad de sus ideales de vida, la armonía del matrimonio, entre otros. De ahí, la necesidad de contar con un mayor apoyo en la acción educativa esencial para sus hijos, a través de encontrar colaboración en el ámbito escolar, dentro de un marco de confianza. Sabemos que la escuela y la familia son complementarias, por lo cual su relación exige una excelente coordinación que contribuya a una mayor participación y una verdadera comunicación para la personalización de un verdadero desarrollo armónico e integral...

Las familias de hoy se ven afectadas por las influencias sociales negativas, las cuales interfieren en su estabilidad, la claridad de sus ideales de vida, la armonía del matrimonio, entre otros. De ahí, la necesidad de contar con un mayor apoyo en la acción educativa esencial para sus hijos, a través de encontrar colaboración en el ámbito escolar, dentro de un marco de confianza. Sabemos que la escuela y la familia son complementarias, por lo cual su relación exige una excelente coordinación que contribuya a una mayor participación y una verdadera comunicación para la personalización de un verdadero desarrollo armónico e integral.

Es así, que los padres, debido al vínculo natural, al cariño desinteresado y a la relación de intimidad que solo se da en el hogar, están en mejores condiciones de conseguir el crecimiento en autonomía de sus hijos y, por tanto, la madurez: un crecimiento armónico de la libertad y la responsabilidad. Todo lo cual se ve favorecido, cuando la familia acompaña las decisiones personales con afecto, ayuda, orientación y soporte.

Por otro lado, los padres al elegir la escuela, la hacen partícipe de sus deseos, ideales, valores y objetivos educativos, aunque con frecuencia no los tengan ellos mismos suficientemente definidos o explicitados. Esta particular relación de confianza, implica que los padres delegan autoridad, funciones y objetivos familiares, en la escuela a la que confían sus hijos. En este sentido, a la familia le corresponde una actitud activa y participativa, encaminada a trabajar conjuntamente en la orientación de sus hijos en orden a un proyecto común de educación.

La escuela colabora directamente con la familia, no sólo en lo académico sino también proporcionándole al alumno los medios necesarios para desarrollar sus habilidades, como el arte, deporte, manualidades o talleres, entre otros. Le da la oportunidad de fortalecer su autoestima en base a sus propios logros, así como también aprende a socializar. Así mismo, lo introduce en la cultura general, y tal vez de una manera diferente que en su hogar, le muestra e inculca hábitos, normas y actitudes que forman su conciencia y la búsqueda de lo verdadero y correcto.

En suma, la educación es un trabajo de equipo, y la escuela, por más acreditada que sea, nunca podrá tomar el lugar de los padres, pues éstos son los primeros y principales educadores.

La familia reinamundista se caracteriza por ese esfuerzo constante de ir de la mano en esa relación de confianza y complementariedad. Al mismo tiempo, busca vivir el carisma vicentino, promovido por San Vicente de Paul. Esta vivencia se caracteriza no sólo por una disposición misionera para identificar las necesidades para evangelizar; sino, además, significa sentirnos llamados a servir a Jesucristo en cada persona -hijo, alumno, compañero de mi hijo, otro padre de familia, maestros, entre otros- con un espíritu de humildad, sencillez y caridad, impulsados por el amor de Cristo y sostenidos por una vida de fe.

A la vez, este carisma vicentino, nos lleva a vivir la fraternidad y solidaridad reinamundista, como parte de la misión de servicio dirigido a la persona en todas sus dimensiones humanas y espirituales. Lo cual significa salir de nuestras comodidades e instalaciones para ser capaz de vivir el evangelio con los más abandonados sin importar razas, clases sociales o lugares geográficos.

Como escuela y familia fortalecemos nuestra fe y encontramos sentido al compartir una hermosa misión y por ende, responsabilidades: formar mejores personas que lleven a cabo su proyecto personal de vida humano y cristiano, a través de una acción conjunta con su familia, y sean líderes de evangelización en la comunidad a la que se proyectan.

Fuentes:

Mariano del Castillo. Carmen Magaña. Instituto de Técnicas Educativos Actualidad Docente

La pareja perfecta Hogar y escuela Edna García de Martínez. Masalto.com

Filles de la Charité de Saint Vincent de Paul: filles-de-la-charite.org


REINA DEL MUNDO © 2015 - Todos los derechos reservados.