Artículos

Entrada

 Home / Artículos / Entrada

Post 4: Laboriosidad “El camino a la felicidad es un camino directo cuando incluye laboriosidad”

La laboriosidad es hacer con cuidado y esmero tareas, labores y deberes. El niño va al colegio, el ama de casa se preocupa por los múltiples detalles que implican que un hogar sea ordenado, los profesionales dirigen su actividad a los servicios que prestan.

Al mantenernos en constante actividad, adquirimos una mayor capacidad de esfuerzo, nos hacemos más responsables y llevamos una vida con orden; con la finalidad de ser más productivos, eficientes y participativos en todo lugar.

La laboriosidad es hacer algo más que cumplir con lo imprescindible. Supone realizar un esfuerzo extra para conseguir un resultado  adicional.

Los niños se ponen tristes con su mamá cuando no tienen nada que hacer… por lo tanto, ayudemos a formar una virtud con tareas simples y brindemos un comentario aprobatorio y oportuno.

La laboriosidad es importante como virtud no sólo en el trabajo, sino también en el cumplimiento de otros deberes llevados a cabo en el llamado tiempo libre.

 Los motivos y las edades

El niño pequeño se mueve especialmente por la relación que tiene el acto con su misma realidad, con sus propios intereses de niño. Lo novedoso, lo experimental le atrae mucho. Hacer algo que no ha hecho antes y luego repetirlo, le gusta. Pero luego, cuando lo ha repetido varias veces, la ilusión inicial puede disminuir y dejar de cumplir. Para mantenerlo laborioso en unas actividades concretas hace falta una actuación motivadora directa por parte del padre. Es decir, su presencia física animándolo, exigiéndole, sonriéndole, de acuerdo con su carácter y el momento, mostrando  satisfacción por su esfuerzo y luego exigiendo razonablemente para establecer los hábitos necesarios en lo que le cuesta más.

La capacidad de cumplir

Para poder cumplir con las actividades necesarias a fin de ir alcanzando una mayor madurez personal, hace falta una capacidad técnica adecuada. Un alumno ¿ cómo va a estudiar si no sabe leer ?

La capacitación técnica es una condición necesaria para poder desarrollar la virtud de la laboriosidad. Además, cuanto más capaz técnicamente, más fácil será cumplir con las actividades y más satisfacción podrá encontrar la persona, porque en cuanto domina la técnica puede comenzar a introducir su estilo personal.

  ¿Cómo ejercitar la laboriosidad?

La laboriosidad se ejercita trabajando, y su primera consecuencia es un trabajo bien hecho. Ejemplos:

◦Cumplir los deberes escolares.

◦Orden en el trabajo y en el horario.

◦Constancia en el trabajo.

◦Anteponer el trabajo a la diversión.

◦Tener abundancia de trabajo es lo que más favorece el aumento de laboriosidad.

 ¿Cómo encontrar motivos para trabajar?

La razón básica de laboriosidad es que permite realizar muchas tareas, de modo que los motivos para trabajar se encuentran observando el valor de lo que se realiza. Uno trabaja para conseguir algo; si lo que se alcanza merece la pena, también el trabajo y laboriosidad serán interesantes. Pero este valor no siempre se observa a primera vista. Busquemos, pues, las razones que invitan a ser trabajadores.

 Motivos para trabajar

1. Razones de servicio.- Estos motivos de laboriosidad son óptimos. Se trabaja para sacar adelante la familia o la sociedad, para contribuir al bien de los demás, etc.

2. ¿Hay siempre posibilidad de servicio? A veces el motivo de servicio es menos visible, pero siempre tiene cabida en cualquier ocupación y eleva el valor de laboriosidad y trabajo.

3. Mejora personal.- Con el trabajo se adquieren una serie de cualidades que hacen mejor a quien trabaja. Por ejemplo, se desarrolla la constancia, la puntualidad, el orden, la responsabilidad, la inteligencia, la voluntad, la laboriosidad misma. Estos motivos se encuentran también en todas las profesiones, y mejoran al hombre por dentro.

La laboriosidad, como característica de la personalidad, posibilita en el niño la tenacidad, el esmero y la paciencia, aspectos indispensables para realizar las tareas escolares que le permiten  realizar sus trabajos con mayor dedicación.

Un cuento para que el niño entienda el valor de esforzarse y persistir es por ejemplo, cómo trabajan las abejas, las hormigas, el castor, etc.

 Isaacs, David. “La Educación de las Virtudes Humanas y su Evaluación”



REINA DEL MUNDO © 2015 - Todos los derechos reservados.