Artículos

Entrada

 Home / Artículos / Entrada

Post 12: La Responsabilidad

La responsabilidad es un valor que permite a la persona tomar decisiones conscientemente y aceptar las consecuencias de sus actos y rendir cuenta de ellos. Responsabilidad es la capacidad de dar respuesta de los propios actos.

Inculcar el sentido de la responsabilidad requiere dar explicación a determinados comportamientos para que ellos puedan asumir las consecuencias de sus actos. La responsabilidad tiene dos requisitos: libertad y norma. 

  • La libertad: para que exista responsabilidad las acciones han de ser realizadas libremente.
  • La norma: debe existir una norma desde la que se puedan juzgar los hechos realizados. Pueden ser las normas establecidas en casa por los padres, las leyes del Estado o las normas morales por las que se rige cada persona
Para reconocer algo, primero hay que conocerlo

Un error frecuente es exigirles a nuestros hijos comportamientos que no "les hemos explicado" previamente. Así, por ejemplo, podemos prohibirle a un hijo que vea la televisión entre semana "porque soy tu padre y aquí se hace lo que yo digo". Lógicamente, en la primera oportunidad que se encuentre solo, no dudará en poner su serie favorita, pues ya se siente mayor y su razonamiento será: "La veo porque me da la gana".

Si por el contrario, le explicamos que si llega del colegio y que solo cuenta con tres horas para hacer sus deberes y dedica un tercio de tiempo a ver la televisión, más un rato para hablar por teléfono con los amigos, otro para jugar, unos minutos para organizar la tarea, etc., etc., no logrará terminar a tiempo. Esta explicación, en la que el hijo intuye que buscamos su bien y no imponer nuestra voluntad, le ayudará a razonar y a comprender que "a diario no es recomendable perder el tiempo delante de la televisión".

Consejos para fomentar la responsabilidad en los niños

1.  El primer consejo que se debe tener en cuenta para enseñar  la responsabilidad en los niños es el ejemplo que los padres les den, es decir, los buenos hábitos comienzan en el propio hogar de cada uno de los niños, los padres deben  cumplir  lo que le dicen a sus hijos y lo deben hacer a tiempo.

2.  Promover la responsabilidad en  los niños se trata de colocar  tareas y asignarles tiempo en el que deben cumplir con ellas. Cuando el niño no pueda cumplir, no se debe castigar, por el contrario se le debe dar claves acerca de la manera como hubiese podido realizarlo a tiempo. Fomentar la responsabilidad enseñando los beneficios que se obtienen por medio de ella. 

3.  Mostrarles la importancia que tiene el lograr ser personas responsables y las desventajas que tienen  aquellas personas que son irresponsables, y desde luego las consecuencias que conlleva.

4. No hacerles las tareas que a ellos les corresponde. No se trata de no ayudarles, es todo lo contrario, se les debe indicar cómo pueden realizarlas, pero ellos son los que las deben realizar, así educamos también su autonomía.

5.  Colocarles tareas sencillas y poco a poco ir incrementándoselas, con el fin de que ellos se vayan acostumbrando al uso de la responsabilidad paulatinamente y no lo miren como algo inalcanzable.

6.  Darles confianza. Los niños necesitan confianza para que no se estresen pensando que les fue entregada una tarea absolutamente imposible de cumplir, si  se les da confianza ellos responden mejor a lo exigido.

7.   Facilitarle los medios para que puedan cumplir con las tareas asignadas y de esta forma vayan cultivando la responsabilidad como uno de los valores de sus vidas, en la medida en que el niño va creciendo, con él la responsabilidad.

8.  Elaborar un itinerario de actividades, el cual estará en forma de organigrama, este con el fin de que los niños organicen su tiempo y puedan cumplir con todos los compromisos tanto escolares como en el hogar.

Los adolescentes, entre otras, pueden tener las siguientes responsabilidades:

-  Hacer todos los deberes sin que nadie se lo recuerde.

-  Ordenar su habitación, incluyendo los armarios y la cama bien hecha.

-  Organizar sus fiestas de cumpleaños.

-  Acudir a las actividades extraescolares con el equipamiento adecuado.

-  Aseo e higiene personal. Ducharse diariamente dejando el baño aseado.

-  Lavar los platos, barrer o aspirar su cuarto.

-  Doblar y recoger su ropa.

-  Organizar su tiempo libre.

-  Anotar en la lista de la compra las cosas que faltan.

-  Organizar sus libros y pertenencias.

-  Prepararse la maleta cuando se va de excursión o de campamento.

-  Acostarse a una hora razonable.

-  Levantarse a la primera vez que se les llama o poniéndose el despertador.

CONCLUSIÓN

Es obvio que para desarrollar la responsabilidad hay que dar responsabilidades. Si sobreprotegemos a nuestros hijos y les evitamos tareas que ellos pueden realizar, no les dejaremos crecer como personas.

Autor: Bernabé Tierno, Valores Humanos.


REINA DEL MUNDO © 2015 - Todos los derechos reservados.