Artículos

Entrada

 Home / Artículos / Entrada

Internet seguro y saludable

Normalmente controlamos lo que nuestros hijos ven en la TV, o las películas que ve en el cine; estamos pendientes de lo que ocurre en el colegio, con quiénes se relaciona y cómo se comporta en clases. Y lo hacemos porque los queremos y deseamos su bien.

Es importante hacer lo mismo con el smartphone, la tablets, la computadora y las redes sociales. Para proteger a nuestros hijos de cualquier peligro y estén a salvo, los padres tenemos que estar pendientes y al día del uso que hacen de las nuevas tecnologías. Éstas son solo una herramienta que hay que aprender a utilizar pues son parte del futuro, pero una buena educación en su uso ético y saludable será imprescindible para el bienestar y desarrollo armónico de nuestros pequeños.

El internet al ser un medio de comunicación de masas, brinda diversos contenidos, algunos de ello no deseamos que lleguen a nuestros pequeños. Un aspecto que nuestros hijos deben saber es que el objetivo de muchas páginas de internet o de youtubers es atraer visitas y ganar dinero, mostrando groserías, violencia, racismo, agresividad, insultos, pornografía y abusos de todo tipo. Aparte de ello, existe también las personas y programas que desean ocasionar daño. Por eso, debemos estar precavidos al acoso, la incitación a la anorexia o bulimia, la adicción, la suplantación de identidades, el robo de datos personales. Debemos educar correctamente a nuestros hijos en el uso del Internet, para evitar complicaciones y asegurarnos que estén seguros. Si bien nuestros pequeños son “nativos digitales” por manejar hábilmente la tecnología, depende de nosotros sus padres, sus principales educadores, ayudarlos a gestionar los contenidos, para saber qué páginas no les conviene, qué información puede no ser saludable para ellos. Ser precavido es la opción que tenemos.

Un niño o púber preparado y autónomo sabe qué recursos digitales emplear y de qué manera. Los padres tenemos la obligación de aprender a desenvolvernos en el mundo tecnológico con  soltura y sentido común. El rol de los padres es crucial en saber qué es lo conveniente o ventajoso según la edad y desarrollo de nuestros hijos. El buen empleo de las redes sociales dependerá de los valores que enseñemos en el hogar a través de nuestro ejemplo; así como de las reglas y límites que regulen los tiempos y el modo de uso, de que disfruten explorando, descubriendo y aprendiendo cada día.

Dentro de las pautas a compartir para fortalecer el uso de las nuevas tecnologías figuran las normas y los límites, por ser los ejes de la construcción del sistema de valores de nuestros hijos, y por ende de su tranquilidad y bienestar. Lo fundamental es educar en el respeto en cualquier situación, también cuando se comuniquen con otra persona. Hay que enseñarles a tener el control sobre la privacidad de lo que comparten.  Otras recomendaciones son:

  • Los padres tenemos las contraseñas de nuestros hijos (teléfono y aplicaciones), y en todo momento podemos supervisar lo que hacen, porque eso ayuda a evitar peligros. Es conveniente avisarles acerca de cuándo y cómo revisaremos su actividad, pues se trata de confiar y proteger, mas no de espiar.
  • Las redes sociales se consultarán en un espacio común de la casa. Cuando los padres no están supervisando se presentan muchos errores. Se debe propiciar la confianza suficiente para que los hijos no deseen esconderse.
  • El horario para la consulta de las redes sociales se establecerá teniendo en cuenta el tiempo dedicado al estudio en casa y a otras responsabilidades. El celular no está disponible ni a la hora de comer ni a la de acostarse. Una opción de lunes a viernes en casa es cuatro periodos de 30 a 45 minutos cada uno y los fines de semana tres periodos entre una a tres horas cada uno.
  • No están permitidos los insultos o la invasión a la intimidad de otras personas.
  • No está permitido colgar fotos de ellos sin el consentimiento paterno, ni de otras personas sin su consentimiento. En internet todo queda grabado.
  • No se aceptará la amistad de otros usuarios sin el consentimiento paterno, y menos de personas que no conozcan. No se brinda información personal propia ni de ningún conocido.
  • No se instalarán aplicaciones en el móvil o vídeo juegos sin el permiso de los padres. Conoceremos cuáles son las aplicaciones o vídeojuegos que más emplean para entender sus dinámicas personales, inquietudes y emociones.
  • Brindaremos ayuda para darse de baja de aplicaciones en las que dejaron de participar o tuvieron mala experiencia.
  • La computadora y los juegos de vídeo estarán en un lugar concurrido de la casa.
  • Los padres revisarán si los contenidos del vídeo juego son adecuados para la edad y consistentes con los valores del hogar.
  • Se regulará el uso de los vídeojuegos en un horario como, una o dos horas los fines de semana en la tarde, excepto si hubiera alguna reunión familiar; y no se recuperan esas horas de juego más adelante.
  • El teléfono tiene un horario. No se empleará después de la hora de ir a dormir, hasta después del desayuno.
  • Los padres se quedan con el celular durante las horas de sueño, mientras hacen sus tareas o estudian en casa, durante los almuerzos y cenas. Ni es para llevarlo al colegio.
  • El teléfono sirve para comunicarse con personas que conocen y siempre en un tono positivo. Si reciben mensajes amenazadores o insinuantes deben avisar inmediatamente a los padres.
  • Nunca rechazarán o ignorarán las llamadas telefónicas de sus padres.

Algunas páginas de internet que pueden ayudarlos a seguir profundizando en estas orientaciones prácticas son las siguientes:

Fuente: “A salvo en la red. Cómo proteger y educar a tus hijos en internet y las redes sociales” Pedro García Aguado y Francisco Castaño Mena. Editorial Grijalbo. Barcelona, 2017.

               


REINA DEL MUNDO © 2015 - Todos los derechos reservados.